SERVICIOS > SERVICIO DE SUBTITULACIÓN

¿Por qué debería contratar servicios de traducción de subtítulos?

La subtitulación de vídeos puede contribuir a aumentar el número de visualizaciones en redes sociales y otras plataformas, además de que permite llegar a un público más amplio. El vídeo es uno de los soportes que más interacciones genera en Internet y tiene una capacidad de persuasión superior a otras herramientas. Además, el consumo de información en este soporte resulta mucho más cómodo para los usuarios.

Una de las aplicaciones prácticas de la subtitulación más interesantes para las empresas con presencia en Internet es crear subtítulos para anuncios de campañas publicitarias online, ya sean en YouTube u otras redes sociales como Facebook o Twitter.

Muchos usuarios navegan por la red con sus dispositivos móviles o tablets y a menudo agradecen poder disponer de la transcripción de un vídeo originalmente creado en español, ya sea por cuestiones de accesibilidad o por simple comodidad, ya que no siempre puede reproducirse el sonido. Tanto la traducción como la transcripción de subtítulos sirven de apoyo para cumplir sus objetivos. Su próximo cliente podría ser alguien que viaja diariamente en metro y recibe impresiones de anuncios constantes en redes. ¿Se imagina poder impactar a ese usuario solo con los subtítulos y la imagen?

Además, el contenido de Internet que combina texto con vídeo e imagen tiene un mejor posicionamiento SEO, ya que retiene la atención de los usuarios durante más tiempo y los invita a compartir el contenido, de forma que es posible que se haga más viral. Si le interesa saber más al respecto, consulte la sección de la web sobre traducción SEO.

¿Qué tipo de servicios de traducción de subtítulos puede contratar?

  • Subtitulación de vídeos corporativos para redes sociales: si su empresa necesita lanzar un vídeo promocional de su marca para un evento o feria profesional o una campaña publicitaria sobre nuevos productos disponibles para los consumidores .
  • Subtitulación de vídeos para su canal de YouTube: en ellos puede difundir vídeos de presentación de su empresa, así como reportajes, ponencias, entrevistas o vídeos de consultoría.
  • Subtitulación de tutoriales y cursos de e-learning: si su empresa pertenece al sector de la formación, subtitulando clases, charlas, conferencias o tutoriales de todo tipo, puede atraer nuevos alumnos a su plataforma de e-learning.
  • Subtitulación de documentales de distintas temáticas: viajes, arte, historia, música, naturaleza, psicología, relaciones internacionales o reportajes sobre la actualidad.

Servicio de sincronización de subtítulos

Si ya dispone de una transcripción o plantilla con los subtítulos originales y los códigos de tiempo, el proceso de subtitulación será más sencillo y llevará menos tiempo. No dude en indicar si es así a la hora de pedir presupuesto.

En caso de que necesite crear una plantilla de subtítulos desde cero, no se preocupe, ya que la sincronización de los códigos de tiempo de los subtítulos con el vídeo es un servicio adicional que también puede contratar

Aspectos importantes a la hora de traducir subtítulos

Hay una serie de cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de abordar este tipo de encargos. Se enumeran a continuación:

  • Concisión: los subtítulos han de reflejar lo que dice el vídeo; no obstante, es importante ceñirse al espacio y al tiempo disponible, lo cual significa que no se pueden añadir subtítulos de más de dos líneas ni podemos irnos por las ramas.
  • Facilitar la lectura: las expresiones o palabras rebuscadas no son las más adecuadas en este tipo de traducción; sí lo son las frases hechas, palabras o expresiones idiomáticas.
  • Diferencias de extensión entre idiomas: cuando se traduce del inglés al español o gallego, siempre hay que contar con que el inglés es un idioma que se caracteriza por su economía lingüística, es decir, que siempre procura decir más con menos. Además, es probable que tengamos que quitar elementos superfluos, ya que en el idioma de destino las palabras son más largas. Así, al traducir la frase “Please, drive me home”, en vez de hacerlo literalmente (“Por favor, llévame a casa en coche”), bastará con poner “Llévame a casa”.
  • Límite de caracteres: las frases kilométricas que invaden toda la pantalla no son la mejor opción para subtitular un vídeo. También hay que tener en cuenta si se trata de un vídeo en formato horizontal o vertical.
  • Adaptarse a la audiencia: la velocidad de lectura del ojo humano varía mucho en función de lo acostumbrado que esté a ver vídeos con subtítulos, pero también de la edad de la persona (los niños leen más despacio que los adultos). Por otro lado, los subtítulos sirven para hacer que el contenido sea accesible para personas con discapacidad auditiva.
  • Sincronización correcta del subtítulo con el audio: es importante que el subtítulo se muestre cuando la persona empieza a hablar pero que no permanezca demasiado tiempo en pantalla una vez que termina.