SERVICIOS > SERVICIO DE LOCALIZACIÓN DE APLICACIONES MÓVILES

¿Qué servicios de traducción de aplicaciones móviles puede contratar?

Localización de interfaz de usuario y contenidos de ayuda

Traducción de descripciones para Google Store
Traducción de condiciones de uso de una aplicación
Localización de aplicaciones de marketing
Localización de aplicaciones de viajes
Localización de aplicaciones de CRM inmobiliario
Testeo de aplicaciones para Android

¿Qué es la localización y en qué se diferencia de la traducción?

Según la Asociación de Estándares del Sector de la Localización (LISA), “localizar consiste en hacer modificaciones o adaptaciones en el contenido original para crear un producto o servicio que pueda comercializarse en el mercado de destino”. Aparte de traducir, se tienen en cuenta aspectos culturales del país de destino y características propias de la escritura de cada idioma que podrían requerir un nuevo diseño de la interfaz. Por ejemplo, el español, el francés, el italiano, el portugués etc. son idiomas que se escriben de izquierda a derecha, pero el árabe se escribe de derecha a izquierda.

Para la labor de localización es necesario contar con la ayuda de un traductor nativo especializado en la variante lingüística del país de destino, ya que es el que mejor conoce tanto el idioma como cuáles pueden ser las expectativas de los usuarios del mercado en el que va a comercializarse la aplicación. Por ejemplo, en España es habitual utilizar el verbo “comprobar”, mientras que en otros países hispanohablantes se prefiere el término “chequear”. Lo mismo ocurre con la palabra “ordenador”, ya que en Latinoamérica el término que se usa es “computadora”. No hay un término correcto y otro incorrecto, sino que sencillamente existen preferencias léxicas que deben tenerse muy en cuenta para encontrar la traducción más adecuada según el público de cada país.

Cuestiones que se deben tener en cuenta al localizar una aplicación móvil

Mientras que en otro tipo de campos, como en la traducción turística o publicitaria, se hace hincapié en la creatividad y en evitar que la traducción sea demasiado literal, a la hora de localizar contenidos para móviles, la traducción ha de ser directa, concisa y clara para garantizar una buena experiencia de usuario.

Entre los elementos que se traducen, hay que prestar atención a lo siguiente:

  • Limitación de caracteres: en una aplicación móvil a menudo existen restricciones de espacio que hay que respetar para evitar problemas de visualización posteriores.
  • Variaciones de palabras en función del género y el número: la variación de las palabras según el género y el número es un fenómeno lingüístico habitual en muchos idiomas. Por ejemplo, mientras que inglés tenemos el adjetivo “happy”, en español y gallego nos encontramos hasta cuatro variantes (contento/contenta/contentos/contentas) y esta cuestión debe tenerse en cuenta, ya que requiere el uso de lo que se conoce como ICU Syntax.
  • Marcadores de posición o placeholders: estos elementos son una serie de etiquetas que pueden ser de distintos tipos según el valor que representen (número, fecha, hora etc.).

Además del proceso de traducción, el proceso de testing o testeo es clave, puesto que durante este proceso se comprueban errores lingüísticos, detalles de usabilidad, errores de formato, errores de funcionamiento de la aplicación, cuestiones de diseño de la propia interfaz de usuario etc. Este servicio de validación y detección de incidencias también sirve para pulir aspectos que no se detectaron durante el proceso de traducción.

¿Por qué debería traducir su aplicación móvil al español?

La comercialización de aplicaciones móviles no para de crecer año a año, ya que hay una gran cantidad de usuarios utiliza estos dispositivos para conectarse a Internet (según un estudio realizado por We Are Social en colaboración con Hootsuite, nada menos que 5200 millones de personas en todo el mundo). Cada vez es más habitual utilizar el móvil para comprar en webs de e-commerce, hacer gestiones bancarias, reservar vuelos o buscar piso, entre otras cosas. Además, hay que tener muy presente que los hábitos de lectura cambian en función de esta realidad: pasamos mucho tiempo leyendo en el móvil, pero normalmente nos limitamos a escanear la página rápidamente con la vista, especialmente los títulos y subtítulos, salvo que estemos especialmente interesados en leer todo el contenido. Puesto que la pantalla de un dispositivo móvil es pequeña, los ojos de los internautas saltan de un sitio a otro, y las empresas deben ser capaces de transmitir su mensaje con claridad y proporcionar aplicaciones sencillas de utilizar, que cumplan su función y permitan al usuario orientarse correctamente en un espacio limitado.

España es uno de los países donde usar el móvil para conectarse a Internet y hacer compras ya es tan habitual como hacerlo desde un ordenador. En cuanto al uso de sistemas operativos, Android es el más utilizado y su cuota de mercado es superior al 90 %. No desaproveche la oportunidad de adentrarse en el mercado español y recurra para ello a un servicio de localización de aplicaciones móviles.